Home Our fudges The house fudgerie logo the boutique Boutique La Fudgerie en ligne Our letters patent
The Trait-Carre the house history Genealogy precious memories Our references
 

Al instante de atraversar su umbral, el alma de la casa Jacques Bédard-Élisabeth Doucinet se hace notar. Acogedora y reconfortante, le invita, como una abuela,
a quedarse un buen rato. Después de algunos minutos
y varias golosinas, se vuelve ya difícil irse y dejarla. Afortunadamente, ella espera allí pacientemente nuestra proxima visita.

Los diferentes habitantes de esta casa dieron forma,
en el curso del tiempo, al alma y la personalidad, única,
que todavía vive en esta joya del Vieux-Charlesbourg.
Sus nuevos propietarios añaden hoy otro capítulo
a su historia estableciendo allí La Fudgerie boutique
• Les Mignardises Doucinet
, nombrada, en homenaje
a la Señora Doucinet llegada al país en 1666 con el contingente de las hijas del Rey.

Ma vieille maison

" Encaramada sobre una colina, el semblante altanero,
 El aire desenvuelto, desafía los años,
 Para todos los tiempos.
¡Si se lo observa, posa!
Aunque vetusto, es robusta.
Acudo alli a reposarme.
Probar la incomodidad que falta en mi corazón,
Y vivir al modo de los lugareños
Quien la habitaron ayer.
Para todos y cada uno,
No es grande cosa.
Sin embargo, allí soy feliz.
Y quisiera envejecer,
Y acabar mi vida,
En sus paredes de tablas
Donde sentí a través de su pasado,
Tanta seguridad.
¡He descubierto mi alma!
¡En busca de una identidad,
 Mi fe! Alli siento
Volverme québécois." *

 *Autor desconocido